PreMaco — La Intensidad del Arte Contemporáneo

0

Texto: DAVID MELÉNDEZ

Fotografía: SALVADOR TABARES

La muestra previa a Zona Maco en CDMX —que lleva por nombre PreMaco y se desarrolla tanto en Guadalajara como en Monterrey en diversas galerías y estudios abiertos—, llega a su quinta edición en tierras tapatías de la mano santa de Tequila 1800 Cristalino.

Del 30 de enero al 2 de febrero, artistas de renombre internacional y fama local, conviven en múltiples inauguraciones, fiestas, comidas, convivencias y presentaciones especiales, para mostrar lo más granado del arte contemporáneo actual. Y como ya es costumbre, Nine Fiction estuvo presente en el arranque de este festín visual que ya se ha vuelto una tradición en la Perla Tapatía. El primer día de PreMaco visitamos las galerías Armen Daguer (La Paz 2356, local 1), Guadalajara 90210 (Calle 8, número 66) y Proyecto Caimán (Pablo Villaseñor 111), así como el Museo de Arte Raúl Anguiano (avenida Mariano Otero 375). Y esto fue lo que encontramos…

Galería Armen Daguer

Este pequeño espacio donde domina el concreto en su perímetro, inauguró su nueva dirección en la Colonia Americana y lo hizo con una colectiva titulada El Principio es la Mitad de Todo, donde participan Zazil Barba (Guadalajara, 1985), Karian Amaya (Chihuahua, 1986), Raúl Rebolledo, Omar Guerra (Guadalajara, 1970), Ramiro Ávila y Napoleón Aguilera (Guadalajara, 1986).

A lo largo de nueve piezas, los espectadores observaron piezas de neón, pintura automotiva sobre lámina de acero, fotografías con láminas de cobre, dedos de yeso con liga y cables pasacorriente con carburo de silicio, selenita blanca y tapetes, ésta última obra de Ramiro Ávila y titulada Máquina de Cristal, donde explora el intercambio de energías con base en el uso de objetos de uso diario.

 

Guadalajara 90210

En pleno corazón de la Colonia Seattle, ahí donde las casas poseen un encanto para ser habitadas, se ubica la galería Guadalajara 90210, en una casona antigua que posee un patio trasero al aire libre que alguna vez fungió como zona para cuidar cerdos. Ahí se presentó la exposición Dependencia en un Poder Superior, de los artistas Renata Petersen (Guadalajara, 1993) y Alberto López Corcuera (Guadalajara, 1983).

Renata ofreció una serie de mosaicos cerámicos intervenidos, así como un letrero de neón, un mármol y Glory Day, que no es otra cosa que cien latas de porcelana en medidas variables. Por su parte, Corcuera ofreció múltiples ladrillos de barro, trabajados con acero y latón, además de rocas volcánicas con una especie de aureolas que representan el hecho de cuando un objeto pierde su valor natural (como lo es una roca), gracias al hecho de adquirir una carga, digamos, sagrada. También, Corcuera presentó la pieza Santidad en Bruto-4, una escalera al cielo que posee una estrella caída de neón y ensartada en su parte superior.

Proyecto Caimán

Una escalera de piedra lleva a la entrada de los dos espacios separados por una pared que forma el nuevo espacio de Proyecto Caimán, galería enfocada al arte contemporáneo y a la promoción de artistas mexicanos y latinoamericanos.

En una de sus salas, estuvo la obra Wo·ven de Diego Anaya (México, 1986), artista que va y viene entre Nueva York y México. Aquí, Anaya utilizó materiales originarios de nuestro país como ocote, petate, carbón y cenizas de palma, entre otros, para ofrecer una reinterpretación ciertos objetos de la cultura colectiva mexicana para las nuevas generaciones, esas que buscan familiarizarse con sus propias raíces pero que están al tanto de los procesos de migración y globalización actuales. Estos objetos, todos terminados en un negro áspero, mate y envolventes, poseen ese lado de ritual ancestral donde convergen la celebración de la vida y la muerte entre el caos de la existencia moderna. Y en la otra sala, estuvo la colectiva Geometrías-Cono Sur, con la presencia del talento legendario de Geraldo de Barros (Brasil, 1923-1998), João José Costa (Braisl, 1931-2014), Víctor Magariños (Brasil, 1924-1993), Ubi Bava (1915-1988), Lothar Charoux (Viena, 1912-1987) y Raúl Lozza (Aregentina, 1911-2008).

 

Museo de Arte Raúl Anguiano

Para cerrar la noche, el MURA abrió sus puertas para el artista galo Gaal D. Cohen (París, 1951), que desde 1994 es tapatío por adopción y que en esta ocasión mostró su exposición Testigos, donde el espectador se topa con once dípticos de gran formato en papel amate, como un homenaje del propio artista hacia el trabajo artesanal de Genaro Fuentes Trejo, que desde la población de San Pablito Pahuatlán, en Puebla, muestra su arte al mundo.

Testigos es una colección de fotografías donde se muestran las diversas generaciones de habitantes de esta zona, desde un recién nacido hasta alguien de 105 años de vida. Son retratos de algunas personas de este pueblo mexicano para mostrar una especie de ciclo de vida. En los lienzos sólo se muestran los ojos y los labios y el mentón. Dicha exposición fue curada por el también artista Joao Rodríguez y contó con la presencia durante el acto inaugural de Violeta Parra, titular de cultura del Ayuntamiento de Guadalajara.

 

Comparte