La OFJ Revive la Odisea Planetaria de Holst

0

jenny-montoya_fil-30_nine-fiction_-foto-4

Texto: SAMAEL ROMERO

Fotografía: JENNY MONTOYA

De la mano de siete cortometrajes producidos por el astrónomo José Francisco Salgado, la Orquesta Filarmónica de Jalisco,  junto al Coro Municipal de Zapopan interpretaron dentro de la agenda musical de la Feria Internacional del Libro 2016, una de las obras orquestales más contundentes del siglo XX: La Suite de los Planetas del compositor inglés Gustav Holst (1874-1934).

Este opus de siete movimientos que representa a un planeta (menos la tierra) y que justamente es esa obra renegada que todo gran artista produce en algún punto de su carrera, sería irónicamente la composición de proporciones sinfónicas que catapultaría la fama de Holst en medio de la posguerra, donde nombres como de Stravinsky y Schönberg se leían en letras mayúsculas. Sin embargo, Holst no homenajeaba la astronomía, sino la astrología de cada planeta : Marte como el portador de guerra, Venus, el portador de la paz, Mercurio, el mensajero alado, Jupiter, el portador de la alegría, Saturno, el portador de la vejez, Urano, el mago y Neptuno, el místico; cada movimiento fuertemente cargado de su respectivo simbolismo .

jenny-montoya_fil-30_nine-fiction_-foto-3

Sin demora.

A partir de las 19:30 horas, personas de todas las edades empezaban a formarse a las afueras del Foro FIL Entre el tráfico de Mariano Otero, algunos salían de la Feria y otros pasaban por ahí, pero podía percibirse que en su mayoría esperaban un buen asiento para  contemplar de primera mano el evento que reuniría ciencia y arte en un solo ritual. Las puertas abrieron poco después de las 20:00 horas. Pasada una media hora, las sillas se hallaban totalmente ocupadas y la gente parada comenzaba a acumularse en las orillas del recinto. A las 21:00 horas en punto, se dio la tercera llamada.

jenny-montoya_fil-30_nine-fiction_-foto-5

Desafío sonoro.

Como declarándole la guerra al estruendo urbano, la OFJ bajo la dirección de Marco Parisotto, hizo sonar los redobles de índole militar que caracterizan al primer movimiento, Marte, el portador de la guerra, haciendo su entrada como todo un coloso mientras en las macro pantallas se mostraban las primeras fotos del planeta tomadas por la sonda Mars Global Surveyor. No es de sorprendernos que la ecualización haya dejado mucho por desear; el ruido blanco se hizo notar en exceso detrás de los alientos, los metales excesivamente amplificados contrastaban en volumen con la sección de cuerdas, por lo cual en ocasiones había que «parar el oído» para escuchar e incluso durante los pianos y pianísimos se perdían totalmente entre los murmullos del público y el tráfico externo.Y digo nos «sorprendernos» porque sin duda es un ambiente hostil para la sonoridad de instrumentos acústicos.

jenny-montoya_fil-30_nine-fiction_-foto-1

La ciencia a través del arte, y el arte a través de la ciencia.

La presentación gráfica que cobijó a nuestra orquesta fue concebida por el astrónomo y artista puertorriqueño José Francisco Salgado. Nutrida de imágenes de la NASA, la Agencia Espacial Europea y animaciones gráficas del mismo Salgado, ilustraban la relación científica del hombre con cada planeta, desde diapositivas de publicaciones literarias que remontan al siglo XIX pasando por las primeras fotos satelitales y terrestres de cada planeta, hasta las más recientes y de alta definición; el impresionante  montaje quasi documental fue nombrado como uno de los «Proyectos Especiales para el Año internacional de Astronomía» por la UNESCO y ha sido presentado en más de quince países por orquestas como The San Francisco Symphony, Boston Pops Orquesta y la Orquesta Sinfónica Nacional de México.

El concierto culmina con  «Neptuno, el místico», donde la sección femenina del  Coro Municipal de Zapopan hizo su aparición bajo la dirección de Timothy G. Ruff Welch con un aplauso un tanto incierto pero que remonto cuando la figura de Salgado apareció sobre escenario agradeciendo con una sonrisa emotiva; un tributo no solo a los Los Planetas de Holst sino a la cualidad del ser humano de trascender la limitante planetaria y descubrir lo que está más allá de nuestros confines orgánicos; vaya, una reminiscencia de la misteriosa e innegable simbiosis entre el arte y la ciencia.

Comparte