El Confort del Lado Oscuro

0

She-Past-Away-01

Texto y entrevista: DAVID MELÉNDEZ

De las viejas glorias del dark wave, todavían quedan remanentes y recuerdos por donde se le busque y observe.

Es, quizá, el género más recurrido por las bandas amateurs que desean sobresalir del circuito del underground para posicionarse dentro de la línea donde se empieza a ganar dinero teniendo una agrupación y repiqueteo en las listas de popularidad. Tal es el caso de She Past Away, banda originaria de Turquía que ha partido la integridad de nuestros tímpanos al ofrecernos oscuridad remota y sombría para decapitar tranquilidades. Lo suyo es más oscuro que Motorama y casi a un escalón de Wolfgang Press, incluso podría decirse que escucharon ad libitum esa mágica “Of lillies and remains” de Bauhaus para inspirar parte de su cosmogonía.

En Nine Fiction tuvimos la oportunidad de platicar de forma voraz y efímera con Doruk Ozturkcan y esto fue lo que nos comentó días antes de su presentación en el RoofTop del C3 Stage de Guadalajara:

Con Narin Yalnızlık viajaron por todos los puntos del globo terráqueo y, muchas veces, dieron conciertos al tope de sold out. ¿Están trabajando en el ansiado tercer disco?

Sí, ya trabajamos arduamente en él y estará listo para el 2018. 

Fuiste tú, Doruk, el productor del segundo álbum. ¿Se mantendrá como productor o van a contratar a alguien externo y simplemente centrarán sus fuerzas en el lado musical?

Debo decir que desde hace dos años somos tan sólo dos integrantes en la banda, ya que nuestro bajista nos abandonó, pero eso no afecta lo que vendrá en un futuro musicalmente hablando. Y sí, conozco al pie de la letra el sonido que como banda buscamos y queremos. 

A pesar del hecho de que She Past Away canta en turco, el público en las más diversas latitudes parece “comprender” cada letra de sus canciones y “siente” perfectamente la esencia de su música y el significado mismo de cada tema. ¿Cómo logran atrapar la atención de todos esos oídos alrededor del mundo que no comprenden el turco?

Creo que nuestros escuchas atienden primero a la música que a nuestras letras. De hecho, la voz se percibe como otro instrumento y si tú sabes usarlo de manera correcta, debo decirte que no importa la lengua en la que se cante. A mí me gustan muchas bandas que no cantan en inglés y lo anterior me dio el mejor de los ánimos. Eventualmente, el turco se volvió un nuevo “color” en este género.  

¿Qué tanto realizaron en 2016? Fue un año excelso para She Past Away.

Tocamos en un montón de países y adquirimos nuevas experiencias y amigos. Lo mejor fue que empezamos a componer otras canciones que ya escucharán cuando lancemos el siguiente álbum. 

Por ahí nos enteramos que She Past Away disfrutó enormidades la gira latinoamericana del 2015. ¿Poseen alguna memoria en especial que atesoren con cariño de ese tour? Aparte, ¿cuál fue su experiencia en tocar en esa zona geográfica?

Es notorio: hay más expresión y pasión. Es muy clara la diferencia con nuestros conciertos en Europa. Amamos de forma absoluta la reacción y la interacción de las audiencias europeas, sin quejas, pero todo se potencia cuando cruzamos el Atlántico. Nuestra vez primera en México, hasta visitamos las pirámides de Teotihuacán. Pero nos hubiera gustado ver y visitar muchos más lugares. 

¿Podemos aseverar que la tristeza y melancolía es endémica de She Past Away? O, ¿han estado tentados en componer canciones nacidas en el lado brillante de la vida?

Es difícil describir los momentos de creación y donde nace la creatividad. Siento una dimensión distinta y más confortable en el lado oscuro. Es, de hecho, el lado negativo y oscuro de la vida que me trae la urgencia para crear música. Son estas sesiones terapéuticas que “pasamos” en música. ¡Y pronto, estaremos con vosotros!

 

Comparte