Pelusa Rock de Oscuridad Distorsionada

0

071 - New Candys - Guadalajara - Foto Salvador Tabares - Nine Fiction

Texto: DAVID MELÉNDEZ

Fotografía sombría: SALVADOR TABARES

Que la espada de la perdición nunca caiga sobre los contados.

Para el nuevo evento de Fi-Lo Records en Guadalajara, las cosas pintaban más que atractivas. Primero, el hecho perfecto de “habilitar” un nuevo espacio para concierto íntimos en vivo (un salón del tradicional Hotel Fénix de Guadalajara, ubicado en pleno Centro Histórico) y, segundo, traer una agrupación bien cimentada y aceitado en eso del gloom rock que se ha forjado un nombre y prestigio a base de hilvanar en el lado sombrío de la existencia, excelentes canciones para degustar la esencia nocturna. Sí, el cuarteto italiano New Candys ofreció ese directo con temple de distorsión, justo poderío y presencia escénica atractiva hasta las cachas y el encanto propio de cierto onirismo donde no hay necesidad de cerrar los ojos para ser invadido por los más caros sueños de encanto.

PHI - Guadalajara - Foto Salvador Tabares - Nine Fiction 09

Aunque hubo fallas técnicas (más no problemas de sonido), la actitud de New Candys fue en todo momento entregada sobre el pequeño escenario desde donde construyeron un concierto por demás inolvidable. Aparte, merece mención exclusiva su guitarrista Diego Menegaldo que hizo pirotecnia y metralla con su guitarra y movimientos. Incluso, caminó entre los presentes, no sin antes hasta bajar del escenario sus pedales de efectos para alcanzar a mezclarse como Dios manda y en seguida ponerse a bailar cuerpo a cuerpo con todo aquel que así lo deseara. Sus compinches de juergas sonoras se mantuvieron más calmos pero sólo en apariencia porque construyeron una pared de sonido que creció y envolvió la atmósfera a diestra y siniestra. Mientras tanto, su bajista Stefano Bidoggia se mantuvo impoluto en un constante vaivén sutil de cadencia, mas su pelo teñido en rojo incendiario atrapó pupilas sin miramientos; por su parte, Dario Lucchesi hizo suyo el control rítmico y le impregnó hipnotismo tribal a cada patrón que elaboró con el golpeteo de sus baquetas sobre tarola, tambor y remates. Y ahí, en un extremo, la voz gutural de Fernando Nuti cubría cada canción con lúgubre estampa, al igual que su guitarra que navajeaba requintos y acordes crepusculares.

New Candys arrancó con la espada filosa llena de rock de “Bleeding magenta” de su tercer largo del mismo nombre, editado en naranjoso acetato y que podía adquirirse justo en la entrada al Salón Ámbar del Hotel Fénix. Ahí estaba la guitarra peliguada, distorsionada en el crepúsculo de lo hipnótico. Comenzaron los contoneos de los cuerpos presentes, el viaje sideral hacia un planeta donde los riscos son pronunciados y existen grutas para perderse por incontanbles días. Y aunque centraron su directo en su más reciente álbum (llegó “Mercenary”,”Silver eyes arise”, “Excess” y la primera y tercera parte de “The outrogeous wedding”), recorrieron sus producciones anteriores y hasta interpretaron de su EP Dark Love/Surf2 esa canción de atascada de obsesión garage llamada “Dark love”. También desempolvaron “Half-heart” y presentaron “Surf little surfer”, “Dry air everywhere” y “Overall”, entre otras.

026 - New Candys - Guadalajara - Foto Salvador Tabares - Nine Fiction

Los teloneros para esta ocasión fueron PHI, un proyecto a seguir con radar puesto en automático porque es un calmo rumor de introspección que posee tintes de ceremonia pagana con arpegios y efluvios etéreos que se magnifican y eclosionan entre tambores africanos, loops y ráfagas de alientos con bocanadas de sintetizadores.  Primigenio, su primer disco, lo presentaron recientemente en Laboratorio Sensorial. Enseguida, estuvo Joe Salone con su proyecto Macedonia, que puso el ambiente cargado a la frecuencia del minimal synth con mucho torbellino cold wave. Muchos bailaron esa suerte de tema para expulsar soledades y bailar con luces de neón, de nombre “Garden of sin”, y Joe no dejo de bailar como poseso enfundado en esa playera de la gira de Voodoo Lounge de The Rolling Stones.

Comparte