Of Montreal de Todas las Emociones

0

DSC_2094

Texto y fotografía vodevil: DAVID MELÉNDEZ

Con Of Montreal, todo es belleza y absolución.

Kevin Barnes, el líder absoluto de este mágico proyecto de Athens, Georgia, es todo un paradigma de la hermosura sonora. Su estilo es mágico, sicodélico, astuto, celestial, introspectivo y por demás atrapante. Y que visitara de nueva cuenta Guadalajara para ahora presentarse en el C3 Stage con nuevo disco bajo el brazo estrenado de forma reciente (White Is Relic/Irrealis Mood que lo debutó en marzo de 2018), fue lo mejor que le pudo ocurrir a sus seguidores tapatíos.

DSC_1889

Y en esta ocasión, Of Montreal vino bravo, listo para que nadie parara de bailar o cantar. Arrancar con “Id engager” y “Gronlandic edit” fue toda una bomba nuclear de erotismo candencioso, donde nadie se esperaba semejante arranque bombástico. De ahí en adelante, las seis canciones del nuevo disco (que vienen unidas en par) fueron interpretadas en su totalidad; algunas, con más ritmo y sintetizadores, con más garra y baile. Barnes, como siempre, salió ataviado con una especie de pijama hawaiana, floral hasta las cachas, colorida como ungüento de mañana de amor total. Y también bailó como siempre, fue sexy y cordial, sonrió con todos, levantó los brazos en señal de triunfo y supo bailar como si su estado fuera de fulgor total. Canciones como “Wraith pinned to the mist (and other games)”, la cual sonó melancólica y espléndida como nunca en la vida, “For our elegant caste” (siempre extrovertida y pegajosa como anémona indie) o “Come wander with me”, cover de la actriz Bonnie Beecher (y que alguna vz fuera novia de Dylan) que siempre en voz de Barnes es todo un caramelo de encanto total, fueron los verdaderos puntos álgidos de una noche donde nadie paro de emocionarse hasta la cima o el quebranto.

DSC_1793

Como telonera, estuvo Niza Buenrostro que habría que aclarar un par de cosas acerca de su proyecto: hay tuercas por apretar en torno a su entrega sonora y su estilo es algo que tiene una contraparte muy opuesta a Of Montreal. Todavía nos peguntamos cómo ella “abre” un concierto de Kevin Barnes y compañía, si maneja un rock en el sentido lato de la palabra. Va por buen camino si quiere sobresalir y encontrar esa canción que la catapulte, porque su banda yace engranada en su estilo y le da el soporte perfecto. Pero, ahí hay cosas que no engranan. Fin del asunto.

 

 

Comparte