La Sobria Exquisitez de Jay Jay Johanson

0

jay-jay-johanson-231116.original

Texto: DAVID MELÉNDEZ

Existen momentos en que los recuerdos se agolpan para hacernos revivir momentos inolvidables.

Y Jay Jay Johanson, es una memoria sonora para los tapatíos, porque ha visitado varias veces la ciudad y cada vez que lo hizo, dejo cientos de personas enamoradas con su peculiar y seducotr timbre de voz. Aquellos que asistieron al festival Sonofilia al pie de la Barranca de Huentitán, lo rememoran como uno de los actos que más embrujó los tímpanos. Aquellos que lo vieron y escucharon en la zona actual de la Calle 2, lo tienen guardado dentro de sus corazones como uno de esos directos entrañables que tocó fibras profundas. Y para esos otros que asistieron al concierto íntimo que Johanson ofreció en el Bar Candela de Zapopan, la memoria es, cómo lo dijimos al principio de este texto, inolvidable.

Así que como acaban de leer, el sueco Jay Jay Johanson tiene en Guadalajara un legado de recuerdos sonoros en miles de tapatíos. Y en este 2018 tendremos la oportuna suerte de reencontramos con él y su esencia crooner, con ese pop etéreo sublime en melancolía que parece penetrar al alma con artera sencillez. Con diez discos sobre sus espaldas e infinidad de canciones memorables —desde la masa pop electrónica de “On The radio”, los ataques nostálgicos de balada hiriente de “Believe in us” y hasta el lacerante lamento de ausencia titulado “She doesn’t live here anymore”. Ahora bien, en 2017 presentó Bury The Hatchet, su más reciente placa y onceava de su carrera, dónde deja atrás la electrónica suave que siempre lo ha caracterizado para meterse a un terreno casi acústico, de pianos etéreos, baterías con el ADN del jazz y metales que destilan deleite y pasividad. Por si fuera poco, en uno de los trece cortes de su nueva producción, “Rainbow”, hace un dueto con Lucy-Belle Guthrie, hija de Elizabeth Fraser y Robin Guthrie del legendario grupo británico Cocteau Twins.

La cita para reencontrarse con Jay Jay Johanson es este próximo 3 de noviembre en el Hotel Demetria, dentro del marco del festival de arte Wit, el cual celebra el gusto por el arte y el diseño en todas sus extensiones. Los boletos tienen un costo de $500 pesos por persona y se encuentran a la venta en Boletia. Cupo limitado.

Comparte