Noche Hipnótica con Motorama

0

Nine Fiction_Motorama_Jenny Brainstorm_Foto 05

Texto: DAVID MELÉNDEZ

Fotografía: JENNY BRAINSTORM

La agrupación rusa Motorama, ya es inherente a México.

Y en este constante regreso a tierras mexicanas, sus fanáticos han podido seguir su carrera de manera puntual y concisa. Para esta nueva visita al C3 Stage de Guadalajara, el pretexto fue la promoción de su más reciente álbum, Many Nights (2018), y como ya ocurre desde hace tiempo, la respuesta del público tapatío fue contundente.

Nine Fiction_Motorama_Jenny Brainstorm_Foto 04

Vladislav Parshin y compañía llegaron en formato de trío para desgranar cada una de esas canciones-himno que tanto hacen bailar y cantar a sus fanáticos. Contrario a su pasada presentación del año pasado, en esta ocasión no hubo fallas técnicas y la sinergia del concierto fluyó como creciente de río. La noche fue poniéndose excelsa tras “Heavy waves”, “I see you”, “Empty bed” y la encantadora “Hard times” e interpretaron casi completo su más reciente placa. Claro, los puntos álgidos de la velada se dieron con “Alps” y su hit clásico, “Ghost”, que es quizás uno de esos cortes que permanecen varados dentro del alma toda la vida.

Nine Fiction_Motorama_Jenny Brainstorm_Foto 06

Si bien es cierto que Parshin suele ser un poco frívolo en su manera de plantarse frente al micrófono, hay momentos en que su semblante se torno totalmente eufórico, rasgando su guitarra como si estuviera poseído por algún demonio milenario. Y, bueno, su interacción con el público no pasa de un lúgubre “thank you” expresado al final de muchas canciones, pero Motorama cuenta con temas en verdad envolventes y las más de 500 personas que asistieron al C3 Stage, no se cansaron de cantarlas a todo pulmón.

Nine Fiction_Motorama_Jenny Brainstorm_Foto 01

Esperemos que buenas nuevas nos trae Motorama en los siguientes meses. Por lo pronto, la brújula de su creatividad sonora apunta hacia lados más luminosos y menos densos en materia de melodías, incluso ya ha entrado la guitarra acústica para hacerse su lugar dentro de bajos sombríos y arpegios crepusculares.

 

Comparte